Translate a otros idiomas

Tuesday, November 25, 2014

"La Violación" Parte 4: Yo Berta. Novela de Ficción de Diana Margarita Cantón Martínez.

VI_
   Ya en Miami tomé la iniciativa de escribirle a Hermana, ya que consideré inevitable tratar de conversar con ella, aunque sus deberes le exigieran que no nos relacionáramos, ni siquiera de aquella  manera indirecta. No olvidaba los lazos que nos unían y me parecía inhumano y hasta monstruoso que no pudiera responderme o que no lo hiciera.
Le aclaraba que no me había ido por gusana, ni nada que estuviera en contra de lo de ella. Solo había escogido una senda que por lo menos me apartaba de la mala fama que tenía.
Una vez traté de enmendarme con un militar y amigo de mi cuñado, allá en Cuba, y nada más que supo mi pasado, me echó a un lado como a una leprosa. Y lo supo por mi cuñado y por la propia Hermana que consideraron que debían ser leales con él, con la causa, los principios que tenían, y que de todas maneras se iba a enterar pronto de con quién se había empatado sin investigar antes.
Por poco me muero de aquel legrado a sangre fría que me hicieron casi a los tres meses y del que se enteró mi familia después que pasó mi gravedad. Ni yo misma estaba muy segura de que estuviera en estado de Isidro, aunque lo intuía con bastante exactitud. Y como yo a veces me desaparecía una semana, quince días...Era normal!.
Me ilusioné de verdad con el tenientico castaño, de ojos verdes y dulce como la miel; pero si lo veían conmigo en la Arboleda, en la Casa Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, como planeó, para bailar, comer, divertirnos... y tener acceso a ciertos privilegios, lo degradaban.
El tenía su novia para casarse, una chiquita de trece años, muy decentica ella, con la que rompía los bastidores del catre en casa de su suegra, pero yo era un desastre, mi canapé era vergonzoso, y ni él mismo era consciente de eso al principio. Era tan puro, tan inocente dentro de su codicia sexual. No le dije nada ni a él y ni siquiera a Hermana. Tampoco tuve mucho tiempo, él trabajaba en La Habana. Dejamos de vernos, no nos buscamos ninguno de los dos, y yo seguí en mi ambiente, con mis iguales y o mis peores. Yo sabía que "los habichuelas", como los llamaba Hermana, son los más machistas que hay: " arañan todo lo que pueden, pero no se dejan arañar "ni con el pétalo de una flor". Así matamos nuestro Pionero!.
Mis tatuajes me seguían acomplejando, tenía que tratar de que no me los vieran, o de operármelos, pero no sabía cómo?. De todos modos los peores eran los del alma, el corazón , la mente. Quién qué podría borrar esas huellas?. Con qué plancharlas, sobre todo dentro de Cuba?.
El Jefe de la Policía Regional le dijo a Hermana que ya yo " había llegado a un grado de degeneración humana que ni Makarenko, si resucitaba, podía salvarme", así es que ella pedagoga-diosa- fracasada ( se autonombró después), cuando la botaron para siempre del sacrosanto Ministerio de Educación ( que era como el de la Verdad ) menos.
Hermana siempre confió en cambio en que mi conducta trastornada se podia reformar con un poco de Amor, si me ayudaban. Pero todos tenían que poner de su parte, no solo yo a la que veían como la infectada. Era más fácil deshacerse de jóvenes como yo, que ayudar a cambiar nuestros conceptos y actitudes.
El diálogo de Hermana con el Gendarme fue un intento vano de echarle perlas a un cerdo o darle flores a un caballo. Entendió sus pedagógicos y filiares criterios como un reto a su autoridad totalitaria y no como un llamado a la cordura. En realidad Hermana también tenía sus traumas, trastornos y contradicciones que se agudizarían con los leñazos de la vida. Pero todavía ella solo dudaba y de un modo muy inconsciente y podía ser relativamente tolerada. Aunque por poco la encierran ese mismo día!.
Algo similar le ocurrió a Hermana con los jueces y fiscales a los que se acercó para interceder por mi y mis amigos. Descubrió que varios eran unos corruptos y oportunistas, capaces de venderse o cambiarse por puercos y no por simples " platos de lentejas".
A pesar de tantas decepciones, frustraciones y errores, sigo queriendo mi tierra. De haberme quedado allá, mi vida hubiera seguido encerrada en el mismo cochino círculo vicioso, quisiera o no. Por eso no me arrepiento de mi elección. Fui muy objetiva y sensata esta vez, le argumentaba a Hermana.
Reconocía la corrupción, el mal asombroso que hay en Miami, más le explicaba que el que se apartara y nada tuviera que ver con eso, nadie lo molestaría.
Yo y Roberto criábamos tranquilamente a nuestros hijos, salíamos cuando queríamos y para donde queríamos, sin aquellas viejas preocupaciones de la aldea natal, sin el qué dirán? y los prejuicios contra el diferente.
El niño, mi querido Machy, estaba contento y feliz. No ignoraba la incertidumbre de nuestro futuro, pues no era adivina, pero lucharía todo lo necesario para que fuera lo más brillante posible. Eramos unos principiantes en este novísimo mundo y era natural que no viviéramos como ricos, pero estaba segura de que oportunidades existían para abrirnos paso y no muy tarde. Eso pensaba y escribía.
Sin entrar en réplicas le aclaraba que aquello era completamente diferente a como trataban de pintarlo y desfigurarlo en Cuba. Aún no había visto ninguna escena de esos tristes casos de los que se hablaba allá. Mis hijos no tendrían que reprocharme nada. En fín de cuentas "Paraíso por Paraíso, todos son muy parecidos"- le aseguraba a Hermana. "Y el destino de cada cual se forja con cariño y dedicación, lo demás no lo des por contado".
Francamente los extrañaba mucho a todos y si no fuera por la maldita distancia que nos seguía separando, podría decir sin rodeos que era una mujer extremadamente feliz.
Enviaba besos a mis sobrinos y pedía que me hablaran de ellos y les recordaran que tenían una tía un poquito lejos, pero que los adoraba con todos sus sentimientos y el corazón.
Quería que Hermana me contara sobre sus problemas con mi cuñado, el guardia,, y le aconsejaba como una vieja, que no se volviera loca, que esta vida es una cabrona....Y besos y abrazos para todos mis queridos y hasta Machy se los mandaba y me decía tía en vez de Mamá desde que salí de Pinar. Era tía para acá y tía para allá, nos confundía. Pobrecito!. No me decía Mamá ni muerto!.
Le recalcaba mi Amor y casi le imploraba a Hermana que me contestara pronto; todo infructuosamente. Por lo menos fue así durante doce años.
Enviaba recuerdos a todos los delincuentes, borrachos, prostitutas, antisociales, desclasados, marginados...del barrio y del pueblo; a toda "la escoria patriota" que se quedó en casa, pese a las presiones, a Mireya Batallón que se dio candela cuando le quitaron el cuartico que construyó de cartones y zinc en el improvisado barrio El cartucho, pero que quedó viva para hacer el cuento, toda desfigurada. Después hasta la ayudaron a hacerse una casa más decente para ella y su pequeño hijo Enoccito, al que el padre nunca había atendido ni le había pasado la manutención o pensión alimenticia simbólica, que no daba ni para una semana del mes.
Recordaba a los viejos Leno, Ariel, Garlos...y los demás, los prostíbulos disimulados también en la Calle Maceo. Desde que Hermana los denunció, empezaron a tomarla por loca, no les convenía aceptar la verdad de que las rameras quizás disminuyeron al hacerse ilícitas, pero nunca desaparecieron, como el hambre. Se ufanaban con que era "una lacra del pasado superada" ( aniquilada). Qué absurdo y qué falso!. Algunos de estos viejos eran chulos y alquilaban sus cuartos. No todos, claro, pero algunos sí lo hacían.
En uno de esos antros sucios se crió Enoccito, el hijo de Mireya, por lo menos hasta los cinco años, en que su madre decidió construir, y luego hacer algo transcendental jugándose el todo por el todo por su hijo.
Después el niño fue milagrosamente casi un prodigio en todos los aspectos. Mireya no tuvo nunca quejas de él; y aunque era casi un monstruo, producto de las quemaduras, tuvo una madurez relativamente estable y gozosa, según le contó ella misma a Hermana en el tren que iba para Guane, una vez que se reencontraron.
El negocio, por supuesto, lo tuvo que dejar. El padre del chiquito apareció y la ayudó a acabar de encaminarlo, aunque no volvió jamás con ella. El muchacho se hizo militar de alta graduación y finalmente acabó trabajando en una Corporación de Turismo, muy bien parado y lleno de privilegios capitalistas.


Friday, November 21, 2014

Tomado de El País:

Obama dicta la mayor regularización de inmigrantes en tres décadas

El presidente de EE UU anuncia un reforma provisional sin la aprobación del Congreso

El Presidente de Estados Unidos Barack Obama. / MICHAEL REYNOLDS (EFE)
Cinco millones de inmigrantes en Estados Unidos dormirán desde este jueves más tranquilos. El presidente Barack Obama anunció esta noche la mayor regularización de sin papeles en Estados Unidos de las últimas décadas. Las medidas permitirán a los beneficiarios evitar la deportación y acceder a un permiso de trabajo.
Las medidas, que Obama adopta sin el apoyo del Congreso, abren una batalla sobre los límites del poder presidencial y el futuro multiétnico de la primera potencia mundial.
El demócrata Obama explicó esta noche a los norteamericanos, en horario de máxima audiencia, una serie de medidas que, junto a la reforma sanitaria y a la salida de la recesión, definirán su herencia política cuando abandone la Casa Blanca en 2017.
“Si usted cumple con los criterios, puede salir de las sombras y estar amparado por la ley. Si usted es un criminal, podrá ser deportado. Si va a entrar en EEUU ilegalmente, han aumentado las posibilidades de que sea capturado y enviado de regreso”, dijo Obama.
De los cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados —la mayoría de origen latinoamericano— que podrán beneficiarse del plan de Obama, cuatro millones son padres de ciudadanos o residentes en Estados Unidos, según adelantaron, antes del discurso, fuentes de la Administración de Obama. Estas personas no son un caso insólito en este país, donde cualquier nacido en suelo de EE UU se convierte automáticamente en ciudadana estadounidense aunque sus padres estén en situación irregular.
Las medidas también amplían las condiciones bajo las cuales los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE UU antes de los 16 años y viven perfectamente integrados pueden regularizar su estatus. Una medida similar de 2012 ya permitió la regularización de cerca de 600.000 jóvenes, que se conocen como dreamers o soñadores.
La medida es parcial: los beneficiarios no obtendrán un permiso de residencia definitivo, que les abriría la puerta a la ciudadanía. Al tratarse de medidas ejecutivas, el sucesor de Obama podrá revocarlas en cuanto llegue al poder.
Esta es una de las diferencias con una reforma migratoria integral, una ley del Congreso que habría transformado de manera permanente el sistema de inmigración del país. La Casa Blanca justifica las llamadas acciones ejecutivas como una respuesta a la inacción del Congreso, donde el Partido Republicano bloquea la norma. Lo que anunció Obama es un paliativo a esta ley: más limitado y frágil, por su carácter revocable.
La ley que debatía el Congreso abría la puerta de la residencia permanente y a la ciudadanía para buena parte de los más de 11 millones de indocumentados que viven en EE UU. Con estas medidas, quedarán fuera más de seis millones, que seguirán en la penumbra legal.
La regularización de Obama deja fuera, entre otros, a los indocumentados cuyos hijos son dreamers, una reclamación de los activistas en favor de la reforma. Pero a partir de ahora su deportación no será una prioridad para las autoridades.
La prioridad, según explicaron las fuentes de la Administración de Obama, será deportar a los responsables de crímenes graves y las personas que han llegado en los últimos meses. Uno de los peligros de la iniciativa del presidente es que provoque un efecto llamada.
La llegada de decenas de miles de niños centroamericanos en el primer semestre de este año obedeció en parte a la convicción de que cuando llegaran podrían acogerse a una regularización.
Otro aspecto central del plan de Obama es facilitar a los estudiantes extranjeros de carreras tecnológicas y científicas en universidades de EE UU que se queden en este país una vez terminados los estudios. Las grandes empresas de Silicon Valley se quejan de esta fuga de cerebros a la inversa, que ayuda a competidores en el sector tecnológico de otros países.
El proceso para la regularización provisional se abrirá en los próximos meses. La última gran regularización fue resultado de una ley firmada por el republicano Ronald Reagan en 1986. Otro republicano, George W. Bush, intentó que el Congreso adoptara una ley migratoria ambiciosa, pero topó con la oposición de legisladores de su propio partido. El debate ahora se centra menos en el contenido de la reforma que en el método. Pocos discuten en Washington que las actuales leyes no funcionan.
El Partido Republicano, reforzado por la victoria en las elecciones legislativas del 4 de noviembre, acusa a Obama de provocar una crisis constitucional al adoptar unilateralmente una reforma de tal calado.
“Las acciones que estoy tomando no sólo son legales, son medidas como las adoptadas por los presidentes republicanos y los presidentes demócratas durante el último medio siglo”, replicó Obama.

Video con correspondencia ( Verlo en mi biografía completo, si puede):

1 h ·

Hola, Diana Margarita. Te hice un video para darte las gracias por tu amistad. Puedes crear uno tú también en facebook.com/thanks ‪#‎gracias‬
  •  
    Emilia Cervantes La quiero mucho hermana.

  • Diana Margarita Cantón Martínez Yo también, hermanita. Gracias por tenerla!.



  • Thursday, November 20, 2014

    Lourdes ( de Filipinas) con Diana en la Comunidad de Adultos Mayores:


    Novela de Ficción "La Violación" Parte 4 "Yo, Berta"( Continuación):

    V-
    En septiembre de 1980 mi madre recibió mi primera carta desde Miami, "La Ciudad del Sol". Las comunicaciones estaban complicadas. Me inquietaba el ánimo, la salud de todos mis parientes en Cuba.
    Le conté sobre la inolvidable noche del 27 de Julio en que salimos definitivamente del país. Teníamos el virus el Machy y yo. Ya mi barriga era grande. La despedida fue triste y desagradable, sobre todo con Hermana. Con lágrimas en los ojos me alertó de que si me iba, probablemente ni me escribiría ni me llamaría más nunca, se haría la idea de que me había muerto, como Leonel.
    Al llegar al primer papeleo con mi hijo, ahogado también con la gripe, comencé a percatarme de lo descabellada que resultaba aquella empresa, pues con el apuro, la tensión y la sorpresa, salí de casa de mi suegra en la calle Galiano sin los preparativos para el niño   como pomos de agua, leche, medicinas....
    Había recién salido de la cárcel en el Kilómetro 8 de la Carretera a Luis Lazo. Tenía cosas en el Rancho, otras en el Maica, otras en el Kilómetro 5 de la Carretera a San Juan y Martinez, otras en el Centro de la ciudad....Vivía sin estabilidad. Y todo se presentó muy rápido y loco. "Ahora o nunca". "Vives o mueres". Así lo sentí.
    Pasamos 16 días en la Playa del Mosquito, albergados en unas casitas de campaña, en unas condiciones que había que estar de verdad decididos para no arrepentirse. Fue terrible la desesperación, los trabajos, las angustias. Pero Machy, como siempre, como si estuviera de fiesta. A veces se ponía un poco nostálgico, al parecer recordando a la abuela, los tíos y el resto de la familia, a los que se había apegado más en los últimos cinco meses. Trataba de entretenerlo para que no los extrañara.
    El 11 de agosto al fin nos llevaron para el Puerto del Mariel, desde donde el viaje si fue directo; nos estaban esperando los diferentes barcos. Me encontré con Roberto, mi marido, tan rubio él; ya  parecía un Americano. Me dio una risa verlo!. A las tres de la madrugada zarpamos. El ciclón estaba reciente. Todo fue triste, amargo. Aseguraba a mi madre:"Tiene que existir un Dios muy grande en el cielo". Yo abrazaba el niño y solo pensaba en él y en tantas cosas parecidas, hasta que al fin comenzó a aclarar, y con el nuevo día, todo tomaba un color diferente.
    Llegamos a Cayo Hueso como a la una de la tarde. Hicimos todos los papeles. Hubo también sus percances, pero quiso Dios que todo terminara también con orden y tranquilidad.
    Fuimos para la casa de Eliza, la tía de Roberto. Ella se portó muy amable, especialmente con el Machy. No tenía quejas. Lo encontraban muy gracioso y estaban todos allí encantados. Nos ayudaron en lo que pudieron. Sabíamos que estábamos comenzando, que nos esperaba una lucha enorme y larga.
    Encontramos en Estados Unidos más grandezas de las que nos habíamos imaginado, pero eso sí, había que trabajar duro y no perder tiempo. Eramos unos pobres diablos que no teníamos ni dónde caernos muertos; pero pronto al jamón le cogimos asco y el niño se sentía feliz, tenía comida, leche, frutas, ropas, zapatos, juguetes...De nada carecía. Qué más podía pedir?.
    Aún estábamos en trámites de trabajo, vivienda...Enviaríamos algunas fotos de recuerdo. Lo único que me entristecía el alma era saber la distancia que nos separaba de nuestros familiares, pero no perdía la esperanza de que algún día no lejano nos reuniéramos de nuevo. Y enviaba besos, abrazos, cariños, mil amores a todos, aunque sus ideales fueran distintos. La sangre no entiende las ideas y finalmente los hombres tampoco.
    Todavía no había localizado a mi padre Miguel en Miami. Esto es muy grande, y no era fácil. Recordaba mucho a Hermana, tan sincera, de las que no abundan. Yo diría que única. Por eso me daba tanta pena haber escogido un camino que sabía perfectamente que para ella era vergonzoso. Estaba segura de que un día comprendería que era la única solución a nuestros problemas.
    Le decía a mi padrastro Juan que "El Congo" ( su nieto postizo, El Machy) le mandaba mil besitos. Juan se portó como un padre con el niño cuando volví a caer presa, aunque yo misma no cabía en mi casa de familia, desde pequeña, sobre todo porque me gustaba hacer mi soberana voluntad. Juan y yo teníamos ideas bien diferentes: él era hasta Presidente del Comité de Defensa de la Revolución y yo creo que daba informes secretos a los del G2, aunque a veces pienso que eran números y listas de juego de la bolita clandestina o váyase a ver si trabajos de brujería. Siempre en él todo era misterioso, calmado, ceremonioso,enigmático y con olores no de incienso, sino de Tabaco quemándose y o masticado.Pero se ganó el corazón de Machy.
    Mi hijo le mandaba a su abuela Fermina un beso especial de chocolate!.
     
    Reescrito por Diana Margarita Cantón Martinez el 20 de Noviembre de 2014.

    Sunday, November 16, 2014

    Novela "La Violación" Parte 4: Yo, Berta ( continuación):

    IV-

    Mi nueva condición de madre me permitía asegurar que donde mis hijos estuvieran, si no me volvía loca de remate, no tendrían que culparme jamás de nada. Siempre a esa edad se piensa eso.Una trata de que así sea, pero esa Universidad es la más dura de todas, y yo nunca fui muy estudiosa formalmente de nada, ni tuve mucha sabiduría práctica tampoco.
    Me puse de acuerdo con mi padre para que me acompañara en mi decision de irme para la Yuma porque ante todo, y a su manera, había tenido sus buenas actitudes conmigo. Por otro lado, su modo de vida no era ni regular y tal vez allá y a mi lado cogería otro molde. Estaba viejo y consideraba muy justo ayudarlo como hija y dejar atrás mis pensamientos negativos y los malos recuerdos de cuando me ponía a coser las medias cicotudas en el foco de la luz eléctrica por andar enamorándome antes de tiempo, o de cuando me quemaba el hocico por agarrarme con un cigarro que me dio la tía Lela, o lo peor cuando nos ponía a olernos el trasero cuando nos fajábamos los hermanos, pues "los hermanitos tienen que quererse mucho, caramba".
    Insistía entonces en mi derecho a buscar la felicidad, aunque fuera alejándome de los demás seres queridos. Comprendí que en aquella sociedad no podia seguir viviendo. Nos hablaron muy claro en la Prisión de Mujeres. En Cuba solo se podían quedar los que estaban libres de manchas y nosotros éramos "la escoria". La Policía dijo que en todos los puntos había que ser ejemplares. Al resto había que exterminarlo. Cómo?. Teniéndonos toda la vida presos o marchándonos. Podia yo cambiar mi libertad por algo?. Claro que no. Mi hijo, mis hijos me necesitaban en la calle, en la casa, no encerrada. Y ese era el único futuro que avisoraba para mí en "Cubita la bella". Y cómo estaban las leyes!.Por mucho que pusiera de mi parte, ese sería mi trágico destino siempre!.
    Vivía cuando aquello en un rancho que compré ilícitamente en el Reparto Maica, en las afueras de la ciudad, y del que trataron de desalojarme con el Machy, ya embarazada de nuevo, antes de la última encarcelación. Válgame otra vez  la mediación de  Hermana, que fue profesora de Nidia, en la Facultad. Ella era mi vecina y dirigía la Zona de los Comités de Defensa de la Revolución, y logró sensibilizarla con mi terrible situación marginal y no perdí mi hogar.
    No podia vivir en casa de nadie, y ahora madre, menos. Pero cuando el niño cumplió el año, nos separaron sin misericordia alguna. Irme de la Isla era mi única opción para seguir siendo persona, humana.Solo así recuperaría a Machy, tendría la esperanza de criar y educar yo misma a todos mis retoños y cambiar mi vida.
    Roberto  fue siempre más problemático que yo y también se fue. Sus ideas eran quizás más absurdas que las mías, pero eso no me interesaba. No entendía nada de política. De mi marido solo me interesaba que me ayudara con los muchachos, que les diera siempre el frente, que los mantuviera, aunque finalmente tuve que romperme mucho  el lomo para sacarlos adelante yo misma.
    Me negaba a aceptar que iría a buscar ninguna falsa libertad, como decía la prensa y todos los medios de difusión y propaganda cubanos y que casi todos repetían a coro. No iba a buscar baratijas, no me motivaban "los artículos de consumo capitalistas", pues ni los conocía. Solo deseaba vivir en un lugar donde nadie me conociera, ni estuviera perseguida por ser diferente, para poder hacer una vida tranquila y humilde. Era la más cierta de mis verdades, debían creerme, especialmente Hermana debía creerme.
    Le enviaba un fuerte y grande beso a mi madre, que siempre había sabido portarse como tal y ganarse todo mi cariño y agradecimiento. Todo lo había expresado con ternura y sinceridad. En cualquier lugar los seguiría queriendo porque los lazos familiares son eternos y poderosos, aún en las peores circunstancias.
    En mayo de 1980 se fueron mi padre y mi esposo para Miami, y en Julio Roberto fue a recogernos en un barco con sus parientes de emigraciones anteriores.
    A Hermana se le partió el corazón, cuando de madrugada, se le aparecieron en su casa los del Ministerio del Interior. Nos llevaban a Machy y a mi embarazada de Denia y Dalia para el Puerto de Mariel. Estábamos ahogados del catarro y con fiebre. Fuimos al papeleo de la Baja nuestra en la Oficoda en la Libreta de Abastecimiento. De lo contrario nuestra cuota alimentaria seguiría llegando a casa de Hermana y mi cuñado militar y eso sería ilegal.
    Fue muy doloroso para las dos aquella despedida. Para Hermana fue vernos partir "hacia la bruma".
    Para colmo se le juntó ese desastre de nuestro exilio con el divorcio del padre de sus hijos pequeños, pues Hermana no transigía en nada que considerara "de principio".
    Hermana no se pudo despedir de Papi en mayo. El, que la conocía bien, creyó que lo estaba "repudiando". Pero fue casual, uno de mis sobrinos estaba ingresado en el hospital. Dos veces fue Papi y no los encontró. Supuso que lo rehuía por cumplir con la disciplina partidista y o por fanatismo. El sabía por experiencia lo que era eso, "ese perro lo mordió alguna vez" en su juventud, De modo que se acomplejó y además no tuvo tampoco tiempo para volver a aquella casa de campo alejada de su chusmita en el Rancho Grande (sin tierras que cultivar).
    En el fondo, no hubo ninguna ruptura afectiva, emocional real entre ninguno de nosotros, a pesar de ser una familia compleja, desfavorable, ecléctica, poco cristiana en sentido literal, disfuncional-dicen los psiquiatras, aunque finalmente acepten que todas las familias lo son en última instancia.
    Aparentemente Hermana se incomunicó con nosotros durante "doce siglos de silencio de elefantes". No contestó nuestras cartas ni aceptó nuestros modestos regalos.
    Los demás reaccionaron sin ese apasionamiento ingenuo, que unos amigos de ella misma denominaron " de izquierda-izquierda" o de " ultraizquierda". Pero Hermana sentía de corazón que cumplía con su deber, tenía ese " nivel de compromiso con la Revolución", a pesar de todo lo que le hicieron a nuestro padre, a mi y a todos nuestros hermanos y otros familiares, amigos, vecinos. Hermana siempre fue muy idealista, soñadora, creída, pura, virtuosa.
    Pero el común de la gente se comportó diferente. Hacían y deshacían, pero de un modo velado, prudente y hasta hipócrita. Nadie se peleó de verdad con ninguno de nosotros, los malvados.

    Hermana ciertamente tampoco lo hizo, a pesar de los pesares, al menos por mucho tiempo.

    

    Sunday, November 09, 2014

    Novela "La Violación" Parte 4: Yo, Berta ( Ficción ):

    III-

    "Que se vayan"....

    El Exodo:

    En mayo de 1980, desde la prisión en que me hayaba, otra vez embarazada, ahora de las jimaguas, le planteé a mi madre breve y sinceramente mi determinación bastante comprometedora de irme del país. Estaba muy molesta porque mi embarazo era riesgoso y no dejaban que me pasaran la dieta reforzada que requería, ni allí me la aseguraban tampoco por supuesto.
    Tenía inexorablemente que alejarme, separarme de casi todo lo que adoraba en la vida, con excepción de mis hijos. Al Machy no lo podia dejar por detrás ya que era era su madre.El estaba muy pequeño,


     lo que significaba que por él votaba yo misma. Me enorgullecía de lo Buena madre que era. Estaba dispuesta a cambiar mi vida toda por mis hijos.
    Pero fueron implacables al separarme de mi niño y no respetar mi nuevo embarazo, a pesar de todas las gestiones de mi hermana, la cual llegó al Jefe de la Prisión a través de una prima de mi cuñado, que a su vez era parienta de un pariente del militar de alta graduación. Al final, lo más que logró fue que dejaran pasarme algunas cosas de comer cada cierto tiempo. Y todo por la insistencia y fidelidad de mi hermana, que aún en sus peores circunstancias futuras, era confiable al punto de que la Directora Provincial de Educación Marina, llegó a decir que la quería delante y detrás de ella en una guerra. Y sí, mi hermana siempre andaba en la vanguardia de francotiradora, en cada peligro, alerta siempre, pero a la vez en la retaguardia jamás dañaría a nadie para salir airosa o sobresalir. Ese es el nombre de mi hermana: Hermana.
    Yo estaba segura de que en el exilio seguiría siendo muy buena madre. Aseguraba en mi carta que ni el lugar donde mis hijos crecieran, ni nadie, podía hacerme desviar mis Buenos ejemplos para con ellos. Pero era una decision muy dura pues amaba a toda mi familia. Los únicos seres que en realidad llevaba en mi corazón y deseaba con toda el alma tener siempre a mi lado y por toda la vida eran mis padres, mis hermanos, mis sobrinos, mi padrastro y mi cuñado. Fuera de ellos, todo lo demás me era indiferente. Estaba más que convencida de que ellos no me seguirían en ese viraje radical a mi existencia. Muchas razones los ataban a nuestro país, por eso no podrían seguirme, pero les reclamaba que, por favor, me entendieran, pero sobre todo Hermana no podia entenderme.
    Era absurdo, ni pensarlo, que ellos se fueran. Yo misma lo haría con un gran dolor. Mi actitud podia desconcertar a Hermana, porque era mi Lazarillo, mi Angel de la Guarda, pero le rogaba a mi madre que le hiciera saber que sus preocupaciones, yo lo prometía, no se harían reales.
    Yo estaba consciente de que mis hijos crecerían en un medio diferente, muy diferente, mas Hermana, ni nadie podia dudar de mi condición de madre. Estaba segura de poder educarlos sin desviaciones si me lo proponía.
    El caso de mis hermanos y de mi misma lo presentaba como la prueba más clara: aunque el medio no había sido ni muy hostil ni muy brillante, a unos no los desvió y otros sí se desviaron. Entonces todo el que no seguía la senda trazada por los gobernantes era alguien con desviaciones. Yo me incluía en el segundo grupo. Aseguraba que el medio no fue la causa, y eso no significaba que la culpa fuera ni de mis padres ni de Dios. Todo fue el productode nuestras cabezas locas.
    Hermana lo veía todo diferente por su Marxismo, por su determinismo materialista dogmático y fanático de ese tiempo. Repetía lo que le decían y creía y era muy joven para sacar conclusiones propas después de un análisis más profundo de los libros y de la vida. Ella era autodidacta en esos asuntos. Recuerdo que los estudiaba por un Manualito por la tarde y se los zumbaba por la noche a sus alumnos en la Facultad Obrero-Campesina.
    Pero me preocupaba mucho lo que pensara Hermana de mi conducta, de mis decisions y mis pasos. Ella siempre trató de rescatarme del mal: me becó, se portó como una madre amorosa conmigo y mis hermanos, me celebró mis Quince, hizo todas las gestiones, buscó el dinero, el kake, los dulces, los refrescos, los bocaditos, la cerveza, el hielo, nos tiramos muchas fotos memorables, que después yo, en una de mis borracheras las perdí con casi todos mis documentos. Nunca aparecieron. Y lo lindas que quedaron!. Creo que lo dejé todo cerca de la línea del tren, antes de que nos apresara la policía por el show que metimos en plena calle.
    Hermana hizo mucho por salvarme. Pero yo la engañaba desde que decidí irme de la escuela en complicidad relative con mi madre, a la que en cierta medida engañé también, pues le dije que no terminaría la Secundaria porque estudiaría en un Curso de Enfermería ese mismo año en mi provincial y así estaría más cerca de ella.
    Aquello fue un cuento y pronto escogí mis junteras y me perdí en el mundo. Aún así Hermana trató de arreglar las cosas a su manera: me llevó varias veces de regreso a casa de nuestra madre, pero yo prefería vivir en las cuarterías de la calle Maceo, de frente a Coppelia, de cerca de la pizzeria Terracina y hasta en el Velez.
    Mi casa de familia no era mi Palacio. Me aburría, me asfixiaba, me deprimía, me ponía muy ansiosa. No soportaba el control rígido, las peleas de los adultos entre ellos y o conmigo y mis hermanos.No aguantaba aquella esclavitud.
    Los viejos ajenos eran muy bondadosos conmigo y me admitían la libertad de trasnochar, tener amigos y aventuras emocionantes. Había salido como mi padre: borracha, parrandera, jugadora. Me encantaba apostar a adivinar el número de las chapas de los carros que pasaban cerca del Parque del Bosque o Francés, frente a la pizzeria a la que Hermana bautizó como la de "los gatos". Ella siempre nombraba las cosas. La pizzeria se empezó a construer cuando ella estaba en la Primaria o empezando la Escuela Secundaria, así como el Parque de la Independencia nuevo. Vio cuando se llevaron la estatua del Titán de Bronce. Allí jugó, se lanzó por las canals de la glorieta. Hermana vio cuando acabaron con los álamos y hastacon los ángeles del techo
     del Teatro Milanés. Y si no lo vio, lo imaginó, que para ella siempre fue lo mismo. Así me lo contó, como algo vívido, transparente.
    Una vez mi Protectora o Tutora hasta me matriculó en la Facultad para que estudiara de noche, cosa que estaba de moda. Conmovió a la tan humana Directora, amiga, compañera y condiscípula suya. Le contó toda la verdad de mi y me ayudó. La Directora era del Partido, el único permitido, pero no era una empachada, no. Ya yo tenía al Machy y todo.
    Hermana se llevó al pequeño para su casa en La Vega y yo daba mil carreras llevándole la leche y las cosas del pueblo para allá, hasta que nos pusimos en su libreta de abastecimiento de productos alimenticios. Entre las dos cuidábamos a Machy para que yo estudiara.
    Pero de pronto llegó mi nuevo encarcelamiento y fue cuando mi madre se llevó a Machy con ella porque Hermana estudiaba, trabajaba y se preparaba de algún modo para una Guerra que nunca llegó.
    Hermana trabajaba día y noche y tenía que llevar sus hijos al Círculo Infantil y a la Escuela.
    Cuando me puse a estudiar de noche mis amigos del ambiente callejero se burlaban de mi. Yo tenía tatuajes en los brazos que me hice en la cárcel y tenía que andar en la Facultad siempre con mangas porque me acomplejaba que supieran que había sido delincuente. Nada, que acabé oyendo más a la serpiente y regresé a aquel camino turbio que me atraía.


     

    Wednesday, November 05, 2014

    Opinión:

    Olga Lidia me encanta esta poesia, besos. OlgaL

    Teresa Rodríguez, Eloísa Arellano y Diana Margarita ( buenas amigas):


    Otra Acción de Gracias ( Poema de Diana Margarita Cantón Martínez):

    Gracias, Jehová, por las altas montañas
    Por el sol que se roba ciertos sitios del nublado
    Por la lluvia reciente que nos limpia
    y hasta por las casas y banderas
    que agregaron los hombres al paisaje
    para ilusos pretender emularte
    a ti: el Gran Demiurgo.

    Gracias por el pájaro
    que pasó veloz, flecha insondable.
    Por los árboles frescos y tan verdes
    y vestidos, aún en noviembre
    Por tener mi desayuno
    y alimento suficiente para el día
    Por las compuertas que abres
    allá, en los cielos,
    contrastando la negrura
    y sordidez de suelos, tierras.

    Gracias por el Consuelo de tus letras
    Por el Mayordomo y por las llaves
    Por tu Gloria, bondad y Señorío.

    Escrito en Escondido, el 2 de noviembre de 2014.

    Tuesday, November 04, 2014

    Diana hoy:

    (Actualmente vive en Escondido, Californa, con su esposo, en una Comunidad de Adultos Maduros donde paga una renta de 1012 dólares y espera desde agosto el traslado de su Sección 8 para que esta se reduzca. Posee Medical y su esposo un Medical y Medicare que hasta ahora no le cubre todos sus gastos médicos, por lo que tiene que estar haciendo copagos en la Farmacia. Pero gracias a Jehová están colmados de bendiciones y sobreviven y están contentos con lo básico para la vida).



    Es una bloguista que se opone al embargo americano, que solo afecta al pueblo cubano, y no a sus altos dirigentes políticos y administrativos, altos militares, periodistas oficiales, artistas, escritores reconocidos, premiados, laureados, privilegiados y serviles al Estado, al Gobierno y a las altas esferas del Partido Comunista de Cuba y otros sectores de la burguesía nacionalista y o fascista cubana.



    Se opone a la traición de ellos a los obreros, campesinos, trabajadores, intelectuales y profesionales humildes-desarmados literalmente y desarmados de instrumentos legales para defenderse de la nueva clase en el poder económico, político, militar y cultural, dejándoles como opción el robo, el miedo, la violencia, la corrupción, las turbas, la cárcel y la falta de todo tipo de libertades.



    Para la nueva clase "rebelde" hacia afuera es un pecado capital la rebeldía hacia adentro de sus ciudadanos y considera ilegal e inmoral la búsqueda de ayuda externa para la defensa de sus propios intereses pisoteados por la dictadura cincuentenaria izquierdista.



    Solo artistas y escritores con sobrados méritos estéticos y artísticos pueden ser "contrarrevolucionarios" en los límites de su creación, pues confían en que no serán "incorregibles". Ese derecho no lo tiene ni la prensa oficial y mucho menos la Independiente que automáticamente se califica de "mercenaria"al servicio del "imperio"con el que en cualquier momento definitivamente pactarán para sobrevivir como nueva clase burguesa en el poder.



    El machete mambí es hoy más ilegal que en los tiempos del colonialismo español y puede ser aplastado muy pronto por los tanques del Comandante, el General y sus Sucesores.










     

    "Actualmente:

    Soy Testigo de Jehova y escritora independiente.
     Perdí la fe en el hombre y sus soluciones para " arreglar o (transformar) el mundo". Me decepcioné de la política, los Editores, jurados y concursos literarios... Solo confío en el Reino de Dios lidereado por Jesucristo y su Padre ( espíritus). Solo Jehová cree en lágrimas. Solo Jesús hombre derramó lágrimas de sangre por nosotros.
     Mas respeto el gobierno, sus leyes; pagué mis impuestos cuando tuve trabajo y pude trabajar.
    Ayudo voluntariamente al prójimo en lo que puedo porque pese a todo creo en mi misma y en la capacidad de otros de amar y ser discípulos de Cristo, o al menos de escuchar el mensaje de salvación y la esperanza bíblica y en fin de hacer buenas obras, pese a la imperfección.
    Soy una inadaptada social desde 1996, neutral en política desde 2005. Me opongo a todo tipo de guerra, excepto a la espiritual. No mataría ni sería cómplice de ningún asesino. No iría  a campamentos militares ni como civil para ayudar en nada.Ayudaría a la población civil víctima de ataques o desastres.
    Mis donaciones voluntarias las hago mediante mi organizacion religiosa voluntaria y discretamente, cuando puedo.
    Respeto la Constitución, la bandera, aunque solo adoro a Jehova ( el único Dios verdadero)".

    Sunday, November 02, 2014

    Novela "La Violación" Parte 4: Yo, Berta.( Ficción ):

    II-
    
    Desde niña me sentí muy sola. Aparentemente estaba rodeada de muchas personas y hasta alegre y feliz. Pero un gran vacío hay en mi vida. Le temía a mi padrastro. Nunca me hizo nada, pero desconfiaba de él, lo rehuía y fue tan rígido como mi madre en asuntos de crianza de hijos.
    En 1980, desde la cárcel, le escribí a ella:

    Qué grande es el universo, en cambio, qué escaso de sensibilidad. Por mi parte, no dejo de comprender tampoco que casi siempre he formado parte del grupo de los insensibles, de aquellos que no se detienen a pensar en el resultado de su actitud. He sido de aquellos que tan solo han mirado el presente que viven y basta.Hoy por hoy me considero más razonable y por ello sufro más profundamente y con mayor intensidad el resultado de mis locuras.
     A veces yo misma no me conozco.Jamás he hablado contigo cosas de este tipo, aunque en realidad, te he dicho casi todas mis verdades con frialdad y crudeza. Claro, jamás lo he hecho de la forma adecuada y comprensible. Quizás no me he sentido con la suficiente seguridad en mi misma y este hecho me ha cohibido.
    Con mi hermana me he dado más a entender porque he visto en ella a alguien más o menos de mi edad y siempre me supo comprender bastante. Sin embargo, lo profundo de una, lo más íntimo, lo que nos martiriza y destruye, es inexplicable, tal vez no existan palabras para expresarlo, o tal vez manifestarlo lleve a que se nos considere una persona defraudada y llena de pesimismo, en fin anormal.
    Ciertamente, mis deseos de vivir, pese a todo, son inmensos. Actualmente necesito espacio y lugar, necesito vida. Es extraño!. Antes lo veía todo oscuro y diferente, hoy en cambio me pregunto por qué luchan todos los seres humanos?. Esta incógnita me demuestra que la vida tiene sus bellos colores, lo que no todos escogemos el camino de la verdad. No obstante a ello, me molesta cada vez que pienso en los días que aún  debo transitar entre lo falso; será esta parte la más dura y la más desesperante, pero aún creo tener fuerzas y no flaquear.
    Al recordarte, madre, me siento invadida por una serie de sentimientos a veces contradictorios, porque a pesar del cariño tan inmenso que me inspiras, hay dudas que me inquietan demasiado. Pruebas suficientes me has brindado como muestras de tu afecto maternal, sin embargo me siento insegura, a veces pienso que mis faltas son imperdonables.
     No quiero que el sentido de esta carta tome un matiz diferente a como lo pretendí. Tal vez parezca  un poco anacrónica, pero crèeme,estoy hablándote con el corazón.

    La felicitaba entonces por su día, le mostraba mis deseos de poder estar junto a ella y mi pequeño Machy, el cual quedó a su cargo cuando volví a ser detenida. Reunirnos era imposible y trataba de remediarme con mis recuerdos, con el seguro propósito de que en los años futuros, nunca más por razones de esta índole nos volveríamos a separar.Cuando mi hijo cumplió el primer añito de vida estaba cumpliendo una causa pendiente. Mi madre y yo estábamos muy tristes, teníamos que ser Fuertes y confiar en que la vida tendría otros desenvolvimientos. Le pedía que me cuidara mucho el niño. En él me iba todo mi ser. Agradecía todo lo que hizo por su nieto y por mi y lamentaba los grandes dolores de cabeza y corazón que le había dado.
    En mi subconsciente parece que le reclamaba más amor aún a mi madre. Desconfiaba de todos sin darme cuenta, de su entrega, ya que parecía amar más a mi padrastro que a sus hijos. Dudaba de la pureza y bondad de mi padre. Hasta sospechaba que de niña me acarició íntimamente, cuando dormíamos juntos en la misma cama en tiempos de conflictos maritales entre ellos. Ella lo expulsaba de su cama y venía a la mía, no había otra sola para él.Todo estaba escaso. No estaba segura de nada, no lo estoy todavía. Pude haberlo soñado o imaginado. No quiero ser injusta!.
    Solo una vez hablé esto con mi hermana, y ella me contó también de sus temores y sospechas sobre nuestro padrastro. En su adolescencia notó que la miraba extraño, con codicia. Dormían en cuartos y camas separados, pero los cuartos eran contiguos y sin puertas. Una noche ella gritó mientras dormíamos porque le pareció o soñó que la besaba. Todos se despertaron y nunca dijo nada. Para ella quedó oscura siempre la irrealidad de aquel incidente.
    Otra vez nuestro padre invitó a mi hermana a ir al campo a ver a nuestro abuelo y ella se negó. Sospechó de él que bebía desenfrenadamente, como yo.Se enfureció mucho, pero no pudo obligarla, y no fue, Tal vez ya éramos paranoicas, pero habían signos anormales también en la conducta de los adultos con los que nos relacionábamos y por eso siempre andábamos evadiéndonos de ellos. Realmente les temíamos mucho, aunque probablemente de modo desproporcionado con el peligro real. . Nunca comentamos nuestros temores y sus causas con nadie.
    También nos resultó raro que no tuve ni dolor ni sangramiento en mi supuesta o real primera relación sexual a los quince años. Fue distinto de lo que me contaron  que sucedía generalmente. Tuve juegos sexuales con mis novios anteriores, pero sin penetración. Estoy segura de que la primera vez que lo hice fue con Tavo, pero él no me lo creyó. Nunca se lo dije a mi madre, a un psicólogo, a nadie que no fueran él y mi hermana. Las dos nos aterramos con que se armara un rollo grandísimo.Y total, tal vez por gusto. Y si dañábamos a personas inocentes?. Y si nosotras éramos locas o demasiado fantasiosas?. Por eso nunca pusimos un padrastro a nuestras hijas hembras viviendo en la misma casa!.
    Una vez mi hermana fue besada de noche de verdad mientras dormía y acusó a un muchacho y después no pudo demostrar que lo había hecho. En realidad no pudo verle el rostro porque era oscuro. Los expertos acabaron diciendo que tenía una predisposición negativa contra el victimario acusado por ella y al final dijeron que este era inocente.
    Se trataba de un alumno de mi hermana, un sangaletón, y ella pobrecita, tenía solo diecisiete años y trabajaba en una Escuela en el Campo.El Director tenía diecinueve añitos. Al final los psicólogos y policías tuvieron que ser ellos mismos y descubrieron que había sido Elio , un ex-hippie, quien besó a mi hermana. Revisaron los expedientes y descubrieron que el vicioso había mirado huecos antes a todas las rusas del Reparto Alamar, eso fue antes de llevarse la Escuela fija para Cangrejeras y Ceiba del Agua.
     Casi ningún profesor experimentado quiso irse a "esa tarea de choque" con la que le fregaron el cerebro a ilusos como mi hermanita que se creyeron los héroes que construirían "al Hombre Nuevo".
    Parece que que fue injusta ella al acusar al que creyó ver en las penumbras del albergue campestre de madera y fibras blancas de techo en el que durmió valiente y sola aquella noche y que al parecer se le quedó alguna ventana con el pestillo sin pasar.
    Así se ganó el odio, la ira y el desprecio de su alumno, que le dijo palabras obscenas que asustaron sus oídos.
    Los demás muchachos le contaron después quién era el que de verdad se babeaba y todo por ella durante sus clases.
    El Director que era muy maduro lo empezó a vigilar y lo sorprendieron al poco tiempo  cerca del techo de las letrinas casi que mirando a una mujer que había movilizado para el mismo campamento-escuela el Ministerio de la Construcción porque "las naranjas se iban a perder" si no se hacía una ofensiva.
     Las otras mujeres dormían con las profesoras y usaban los mismos baños y letrinas. Los varones estaban al lado, en otro albergue paralelo. Todos muy cerca de las mujeres.
    Habían mandado castigados a los alumnos, por diversos motivos desde graves hasta tan simples como robarse por hambre parte de una lata de leche condensada en la beca. Después fue que se empezó a generalizar eso de quitar las Escuelas Urbanas en todas partes.
    En fin, una constructora movilizada allí con mi hermana, fue quien identificó a Elio como el mirahuecos que se le asomó por encima de su letrina. Todo después de que el astuto Director mandó a todos los estudiantes a ponerse en fila india tapándose las caras con las manos y dejando afuera solo las cejas y la frente.Enseguida la mujer fue derechito a Elio, y para colmo estaba con los pantalones mojados por el rocío de la mañana tropical y los rabos de gato vegetales los tenía adheridos a la tela como prueba irrefutable de su culpabilidad.
    Del tiro los burócratas de Educación desintegraron la Escuela Experimental improvisada y hasta permitieron que los jóvenes pedagogos eligieran a dónde querían irse a trabajar, y por supuesto que se fueron a Miramar, al centro de la urbe capitalina.
    Otra amiguita profesora recordaba el incidente de Elio diciéndole a Normita:
    "Elio, que bembas más ricas tienes". Y mi hermana se molestaba muchísimo.
    A esa amiguita Normita la correteó una noche con un machete por todo el campamento-escuela porque se asustó cuando la tocó porque pensó que era Elio otra vez. Desde entonces mi herma ya no fue la misma. Y su amiguita lo que tenía era un ataque de  asma y quería que mi hermana la ayudara a buscar unas medicinas.
    A mi hermana  le encantaba el Malecón, el Focsa, la Rampa, Quince Pisos, las rotondas, las arboledas residenciales ..., pero siempre, la pobre, acababa en las tierras pedregosas, los futuros naranjales nuevos y en la épica educacional.
    Mi hermana duró mucho tiempo callada, sin acusar a nadie más, sin estar bien segura de las cosas. Por eso guardamos cómplicemente nuestros secretos e inseguridades, hasta que se le volvió un día a soltar la lengua.
    Mi hermana quiso rescatarme de la marginalidad y convertirme a su manera virtuosa de ser y actuar, pero yo escogí mi propio camino , como varios, para huir del hambre y las angustias de nuestra tierra.